Desde el bogavante de Koons hasta los superhéroes mangas de Murakami han pasado en los últimos tiempos por el Palacio de Versalles, emblema de la elegancia y buen gusto. Ahora se está preparando la próxima instalación a cargo del francés Bernar Venet, artista conceptual conocido por sus esculturas monumentales de acero, pero parece que la desazón continúa en el palacio a pesar de que sus trabajos no suponen un choque visual como lo fueran los proyectos precedentes. Y es que el aspecto oxidado de sus piezas y su estilo repetitivo y radical no son del gusto del todos sus compatriotas. Como ocurre con muchos artistas, sus trabajos se valoran más allende de sus fronteras donde sus obras alcanzan cifras de hasta 800.000 euros. Y sin embargo parece que, a pesar de todo, tampoco son suficientes para Versalles.