Cuando se es víctima de la desigualdad en algunos de los aspectos de la vida, existe la posibilidad de reiventarse y visibilizar lo que uno mismo está sufriendo para así luchar contra ese abuso. Una de las herramientas más poderosas es la fotografía; a través de ella puede documentarse buena parte de una sociedad injusta y actuar en contra de la represión, el racismo o la violencia. Así lo hizo el estadounidense Gordon Parks, quien definió a su cámara como su “arma de elección”, que durante su infancia sufrió las consecuencias de la segregación en la escuela primaria a la que asistía, la violencia por parte de sus compañeros, la prohibición de practicar deportes o actividades sociales en secundaria, y el desaliento de optar a algún tipo de educación superior simplemente por ser negro. Desde joven tuvo que enfrentarse a la crudeza de la vida, tras superar la muerte de su madre pronto comenzó a buscarse la vida por sus propios medios. Trabajó en un club de caballeros, como camarero, leñador, jugador de baloncesto e incluso de pianista. Todo ello antes de descubrir su verdadera vocación a los 25 años: la fotografía. Conoció la obra de Norman Alley y fotografía de la FSA y decidió comprarse una cámara Voigtländer Brillant, pronto se convertiría en el primer fotoperiodista negro que trabajó para la revista Life. Este junio, el Foam Fotografiemuseum ha inaugurado una retrospectiva que podrá verse hasta el 6 de septiembre bajo el título Gordon Parks. I am you, selected works 1942-1978.

Gordon Parks dedicó su vida a documentar las experiencias de los afroamericanos en Chicago, a exponer las divisiones en la sociedad americana y a defender la igualdad de derechos abordando temas como la pobreza, la marginación o la injusticia. Parks realizó reportajes en los que daba a conocer al mundo el barrio de Harlem y la vida cotidiana en él, y documentó la muerte de Malcolm X y Martin Luther King. En la exposición que acoge el Foam se presentan 120 obras de la colección de la Fundación Gordon Parks, entre las que se incluyen antiguos grabados, hojas de contacto, revistas y fragmentos de película, ya que Parks también experimentó en el cine y filmó películas como Shaft (1971) o The learning tree (1969). Igualmente, en la muestra también se podrá ver una amplia producción a color, a pesar de que Parks es sobradamente conocido por sus trabajos en blanco y negro. El Foam con esta retrospectiva propone al espectador un viaje por una época convulsa de Estados Unidos a través de la narrativa de las imágenes del fotógrafo.

(Gordon Parks. I am you, selected works 1942-1978. en Foam Fotografiemuseum, Ámsterdam. Desde el 16 de junio hasta el 6 de septiembre de 2017)