Richard Prince, artista norteamericano conocido por ser uno de los principales artistas apropiacionistas, ha perdido un juicio ante el fotógrafo Patrick Cariou. El francés demandó en 2008 al norteamericano, a la galería Gagosian que lo representa y a la editorial Rizzoli por haber utilizado sus fotografías con carácter comercial y sin su consentimiento. Las imágenes en cuestión, un total de 41 instantáneas, eran parte del proyecto de seis años Yes, Rasta, un libro que documentaba la vida de los rastafaris en Jamaica y de las que Prince se adueñó para realizar su serie Canal Zone, de la que se han vendido 8 piezas por unos 11 millones de dólares. Prince alegaba un “uso justo” de la imagen dado que la había transformado pero los tribunales no han considerado estas alteraciones significativas y han fallado en favor de Cariou por lo que Prince deberá destruir su trabajo.