Diversos intelectuales, artistas, directores de cine, profesores y otros miembros de la comunidad artística y cultural egipcia han expresado en diversos medios su temor a las represalias, la censura y la violencia contra las manifestaciones artísticas que nacieron a raíz de la primavera árabe. De hecho el estudio “Out in the Open: Artistic Practices and Social Change in Egypt, Libya, Morocco and Tunisia” publicado por la Universidad de York ha desvelado que la aparente libertad surgida con las revueltas no es sino una cortina de humo, y la censura continúa como ha hecho en años precedentes. Expertos temen que esta situación aumente y se agrave si no se estabiliza la situación política, y las directrices en materia de cultura, del país.