El efecto Barnum es conocido como la falacia de validación personal, es decir, este fenómeno explica la facilidad con la que un individuo se adhiere descripciones de su carácter que consideran acertadas pero que, en realidad, son descripciones banales y generales que podría servir para una amplia gama de personas. De esta premisa parte la exposición Efecto Barnum, de los artistas Irma Álvarez-Laviada y Jorge Perianes, que se inaugura el 1 de septiembre en el Museo Barjola. Lo que los artistas pretenden es invertir la patología de este efecto psicológico: disfrutar del extravío de lo propio en lo ajeno, dejarse llevar en la obra de otro artista, escuchar los ecos del trabajo y descubrir reverberaciones de lo que es en lo que no es. La exposición intentará responder una serie de preguntas como ¿de qué manera lo general participa de lo específico y esto a su vez es, de alguna forma, siempre general?, ¿cómo se pueden relacionar dos obras de autores diferentes? o ¿qué papel juega la capacidad proyectiva del espectador en la interpretación de la obra? Ambos artistas exploran lo distintivo de la capilla del propio Museo Barjola.

(Efecto Barnum, de Irma Álvarez-Laviada y Jorge Perianes, en Museo Barjola. Del 1 de septiembre al 6 de noviembre)