Una “drawing room” es el lugar de una casa en el que se entretiene a los visitantes. Es un término que deriva del siglo XVI y que pervive en la cultura británica hasta nuestros días. Con ese histórico nombre nace una nueva feria en Madrid. Y es que el mes de febrero en Madrid quiere convertirse en el centro absoluto del arte, al menos en España, y resultar una llamada para galeristas, coleccionistas, y aficionados en general. Una nueva feria se suma a las ya existentes, Drawing Room, la primera feria que se dedica exclusivamente al dibujo y que se celebrará entre el 24 y 28 de febrero en el centro del barrio de Salamanca de Madrid.

Cuenta con la participación de 18 galerías nacionales e internacionales que presentarán los proyectos inéditos de una treintena de artistas de distintas generaciones. Drawing Room está dirigida por Mónica Álvarez de Careaga, el comité artístico integrado por galeristas (Ramon Sicart y Juan González Riancho /Siboney) y dos comisarias ( Simona Gavioli, de Bolonia y Susana Sanz de Beijing). El dibujo lleva ya tiempo en el centro de las tendencias artísticas, siendo protagonista de exposiciones, publicaciones y textos teóricos, multiplicando sus posibilidades formales y técnicas y situándose en un lugar de preminencia para el gusto general y para los bolsillos en particular.

(Feria Drawing Room, c/Velázquez 12, Madrid. Del 24 al 28 de febrero de 2016)