MARÍA PEÑA LOMBAO


“Semejante a las imágenes del sueño, aparece cuando menos se le espera y huye cuando más nos atrae”, escribía Eugenio Granell alrededor de 1950 en su libro Isla Cofre Mítico. Para conmemorar el 20 aniversario de su nacimiento, la Fundación Museo Eugenio Granell propone una serie de colaboraciones con artistas que reinterpretan la obra del escritor, pintor y pensador surrealista. La artista y diseñadora gallega Sara Coleman presenta en Doble simultáneo dos instalaciones surgidas a partir de la lectura de las obras más representativas de Granell. La exposición retoma el motivo de la lengua de los pájaros y en especial el del Pájaro Pi, figura fetiche del surrealismo que sirvió de fuente de creación literaria al artista. El sueño, los deseos, el universo privado que Granell plasmó en sus pinturas, son elementos recuperados por Coleman a través de hilos de lurex tensados que atraviesan una de las salas. En el espacio adyacente, una especie de gusano realizado con una hebra de hilo de más de dos kilómetros de longitud y que apenas pesa un kilo, se encuentra suspendido del techo, sobre una manta de luz y sal en el suelo. En colaboración con el técnico en punto tricot José Bravo, Coleman utiliza el material textil para dibujar en el espacio con hilos y sombras; el entramado de luces ilustra el diálogo escenográfico entre ambos creadores. (Sara Coleman. Doble simultáneo. Fundación Museo Eugenio Granell, Santiago de Compostela. Del 9 de abril al 21 de junio de 2015).


Imagen: Vista de una de las piezas de la exposición.