No sabemos si por casualidad o con toda intención, pero lo cierto es que dos grandes figuras del arte de los inicios del XX han vuelto a coincidir póstumamente en la capital francesa. Robert y Sonia Delaunay comparten ciudad, aunque no espacio, en París, donde se expone su obra hasta 2015. La pareja de artistas, que en vida trabajó unida y con intensidad, se separan simbólicamente ahora. En el Centro Pompidou Rythmes sans fin se presentan 80 piezas de Robert Delaunay entre pinturas, maquetas, estudios preparatorios, fotografías, libros y dibujos. Una visión amplia del trabajo del artista, entre los que se incluyen obras relacionadas con las artes aplicadas, algo que desarrolló a partir de 1930. Por su parte el Museo de Arte Moderno recoge más ampliamente la producción de Sonia Delaunay en una exposición con más de 400 obras en las que destaca la presencia de piezas de arte decorativas como objetos cotidiano, muebles, diseños textiles, cerámicas, además de pinturas y obras murales. Con el título de Los colores de la abstracción las comisarias de esta exposición, Anne Montfort y Cécile Godefroy, reivindican el papel de la artista más allá de su relación con Robert, presentando piezas que llegan incluso a los años 70 del siglo XX. Unidos o separados, lo cierto es que esta feliz coincidencia de que ambos expongan en París es una oportunidad única para conocer el trabajo de esta pareja de artistas, de las más prolíficas de las vanguardias. (Robert Delaunay. Rythmes sans fin, Centro Pompidou, París. Del 15 de octubre de 2014 al 12 de enero de 2015 // Sonia Delaunay. Los colores de la abstracción, Museo de Arte Moderno, París. Del 17 de octubre de 2014 al 22 de febrero de 2015)


Imagen: Sonia Delaunay. Cubierta del catálogo de la exposición en Estocolmo, Autorretrato, 1916.