Irina Antonova es un nombre desconocido en nuestro país, sin embargo, en Rusia es toda una leyenda en el ámbito cultural. Antonova es la conservadora de mayor edad y que más tiempo ha permanecido en su puesto de trabajo, tras 52 años en el Pushkin Art Museum de Moscú. Su dimisión bien podría atribuirse a su avanzada edad, 91 años, pero los motivos que le han llevado a dejar su cargo después de medio siglo en él, no han sido sino las desvaniencias surgidas en su batalla por recuperar para Moscú un lote de arte impresionista que Stalin se llevó a San Petersburgo en los años cuarenta.

La otra gran lucha de Antonova, reabrir el Museum of New Western Art que Stalin cerró en 1948, ha sido otro de los motivos que probablemente le haya llevado a su dimisión ya que su intención de reabrir este espacio (y sacar del Hermitage algunas de sus piezas más famosas) puede haberle causado serios problemas con el gobierno de Putin.

Le sucede en el cargo Marina Loshak aunque la incansable Antonova disfrutará del puesto honorífico de Presidenta, creado especialmente para ella.