Henri Loyrette director del Museo del Louvre desde hace doce años ha anunciado su dimisión. Los motivos aducidos por el ahora exdirector son personales pero, sobre todo, económicos ya que Loyrette considera que con los recortes presupuestarios que se van a imponer al museo su funcionamiento no podrá darse con normalidad lo que afectará al objetivo final del centro, la difusión del conocimiento y la cultura. El desconcierto que le ha supuesto a este historiador del arte que un gobierno socialista desprecie de este modo la cultura, le ha llevado a tomar esta drástica decisión después de que, en 2012, se batiera el récord de visitas del museo y se abrieran el departamento de arte islámico y el Louvre de Lens. Un año de logros que para Loyrette no ha tenido un final feliz.