Diez de los once miembros que conformaban el pleno del Consell Nacional de la Cultura i de les Arts incluyendo a su presidente Francesc Guardans (elegido en marzo de 2010 para sustituir a Xavier Bru de Sala quien también dimitió en 2009), han dimitido de su cargo. Los motivos para esta dimisión en grupo han sido las intromisiones políticas en la labor de este Consell, creado para aconsejar en materia cultural al Gobierno catalán y fomentar la promoción política de las artes y la cultura. En concreto la dimisión pretende enfatizar su desacuerdo con la Ley óminbus en la que un Proyecto de Ley de Agilidad y Reestructuración Administrativa invalida los avances realizados por el CoNCA desde su creación hasta el momento. Hoy por hoy sólo queda en su cargo la vicepresidenta Pilar Parcerisas que ha decidido esperar para ver cómo se desencadenan los acontecimientos.