El dibujante sirio Ali Ferzat, conocido por su defensa mediante el dibujo y la ilustración satírica de los derechos humanos y en contra de algunas de las atrocidades cometidas por el régimen sirio ha sido atacado como señal de advertencia. Al artista le atacaron cuatro desconocidos que le siguieron y que le abordaron por la calle para llevarle a las afueras de la ciudad y romperle las manos mientras le gritaban que eso era sólo un comienzo si seguían publicando sus tiras cómicas. Su obra ya había sido retirada de los periódicos públicos pero el dibujante continuaba subiéndolos en su página web. Por el momento el artista descansa en su residencia a la espera de que las instituciones internacionales tomen medidas.