El Museo Van Gogh de Ámsterdam ha anunciado recientemente la aparición de una obra nueva del artista, Puesta de sol en Montmajour, pintada en Arlés en 1888.

Una pieza que en los noventa se consideró falsa pero que, tras varios estudios exhaustivos, se ha demostrado que es verdadera. Aunque por haber sido ejecutada en la misma época en que Van Gogh hizo piezas como los célebres Girasoles o La habitación del artista, la obra podría ser tan conocida como las anteriores, el destino le deparó un futuro mucho más sombrío: en 1901 el cuadro se perdía tras su venta y no volvería a aparecer hasta 1970 cuando un coleccionista enfadado lo arrinconó al considerarlo falso. En 1991, ya en el museo dedicado al artista y abierto en los setenta, no se pudo confirmar la autoría y sólo ahora finalmente se podrá contemplar como verdadera. Los miembros del museo se encuentran entusiasmados con la pieza ya que desde los años veinte no aparecía ninguna otra obra del artista.