Uno de cada tres madrileños, aproximadamente un millón de personas, no dispone de una sala de cine en su distrito. El líder municipal socialista, Jaime Lissavetzky, acompañado de vecinos, actores y personalidades de la cultura ha instado al Ayuntamiento de Madrid a buscar una solución, creando un plan que frene esta situación además de solicitar la retirada de la subida del IVA.
El cierre de salas ha afectado sobre todo a los distritos de Puente de Vallecas, Latina, Chamartín, Usera, Moratalaz, Vicálvaro y Barajas. Lissavetzky ha manifestado que «es un hecho real» que en Madrid «desaparece el cine», lo que priva al ciudadano del acceso a la cultura.
Imagen: Acto en defensa de los cines madrileños.