Siete obras de arte pertenecientes a grandes maestros como Picasso, Matisse, Gauguin, Monet, Jacob Meyer de Haan y Lucian Freud han sido sustraidas de la Kunsthal de Róterdam. Un centro ubicado en un edificio diseñado por Rem Koolhaas que supuestamente contaba con una tecnología puntera y un sistema de seguridad con alarmas, en teoría, de última generación.

Los cuadros robados eran parte de la muestra Las vanguardias y su valor oscila en torno a los 20 millones de euros, un botín muy cuantioso pero difícil de cobrar ya que obras tan famosas y reconocibles sólo pueden tener salida en el mercado negro y siempre muchos años después para no ser localizadas inmediatamente. La policía se plantea aun con todo que el robo se haya hecho desde dentro del museo, por algún miembro del personal que conozca los protocolos de seguridad y que haya podido burlarlos con la facilidad con la que se ha hecho.

Por el momento se han perdido y no se sabe cuándo se recuperarán trabajos como El puente de Waterloo y El puente de Charing Cross de Monet (1901), Mujer con los ojos cerrados de Lucian Freud (2002), o La lectora en blanco y amarillo de Henri Matisse (1919) entre otros. Una pérdida de valor incalculable que se suma a otros robos acontecidos también en Holanda: 482 obras en 23 años.