El nuevo gobierno del PP ha decidido suprimir la Dirección General del Libro, Archivos y Bibliotecas, desmembrándolo en dos direcciones generales ya existentes pero que, ahora, tendrán nuevas atribuciones. Según el BOE ahora existen la Dirección General de Política e Industrias Culturales y del Libro, y la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales y de Archivos y Bibliotecas, ambas dependientes de la secretaría de Estado de Cultura. Todo ello debido a los recortes y es que no se iban a poder invertir los quinientos millones que estaban presupuestados para esta Dirección y, por lo tanto, se decidió eliminarla de raíz. Cuando se cumplen 300 años de la Biblioteca Nacional y deberíamos estar, por ello, de celebración, el panorama no podría ser peor para el mundo editorial. Diversas asociaciones profesionales ya han manifestado su desacuerdo con esta medida que atenta directamente contra la cultura en un momento ya delicado de por sí.