Londres acoge, desde esta semana, la exposición Prerrafaelitas: la vanguardia victoriana, quizás la más ambiciosa sobre el movimiento prerrafaelita. En ella se presentan más de 180 obras del grupo, en los diferentes formatos que utilizaron desde la pintura, la escultura, la fotografía o los tapices, hasta las artes decorativas. Este grupo formado en 1848 por John Everett Millais, Dante Gabriel Rossetti y William Holman Hunt, a los que en poco tiempo se les unieron Thomas Woolner, James Collinson, William Michael Rossetti y Frederick Georges Stephens; fundaron en secreto la cofradía prerrafaelita (PRB) como crítica al arte del momento, al academicismo y al formalismo que imperaba, proponiendo una revolución, apelando a un realismo más auténtico con el que abordaron los temas clásicos, pero también otros mucho menos ortodoxos como en El despertar de la conciencia de Hunt o Cristo en casa de sus padres de Millais. Todas sus obras, trataran el tema que trataran, estaban llenas de cultísimas referencias con alusiones mitológicas, religiosas, literarias o poéticas pero revestidas siempre de un halo de vulgaridad, según se dijo en la época, que en principio repelía a un público poco acostumbrado a la fuerza de sus colores, a sus paisajes indómitos o incluso al tipo de modelos que utilizaban, con Elizabeth Siddal -también artista y poeta-, paradigma de la belleza prerrafaelita encarnada por su tez blanca y su incomparablemente inspiradora cabellera roja.

La TATE Modern ofrece con esta exposición no sólo la posibilidad de ver obras que no son las que habitualmente se pueden contemplar en la TATE Britain, como los polémicos trabajos de Ford Madox Brown The Last of England (1864) sobre la primera emigración a Australia o el armario diseñado por Philip Webb y pintado por Edward Burne-Jones; sino la opción de volver a revisar uno de los grandes mitos artísticos de la contemporaneidad artística británica. Hasta el 13 de enero la muestra se podrá visitar en Londres y, después, itinerará a Washington, Moscú y Tokio.

Imagen: Dante Gabriel Rossetti.Lady Lilith, 1866–8.