Hong Kong es una ciudad en plena expansión artística: algunas de las principales galerías (Gagosian) han abierto sede en esta ciudad, tiene una feria propia con ventas y visitas que cada año van en aumento y sólo les falta un centro de arte suficientemente representativo, un hecho que pronto va a cambiar dado que Herzog & de Meuron van a rehabilitar y adaptar la antigua prisión de esta ciudad para convertirla en un espacio museístico y expositivo. Situada en Hollywood Road, en pleno centro de la ciudad, la prisión lleva en desuso desde 2006 y es una muestra de la poca arquitectura colonial que queda en la ciudad. Esta medida servirá para preservar el edificio en vez de derribarlo y sustituirlo por otro rascacielos. El centro tendrá un tamaño similar al de la Hayward Gallery de Londres y además de acoger exposiciones conteporáneas servirá como cine y teatro para performances.