El gobierno chino ha decidido convertir el Pabellón chino de la Exposición Mundial de Shangai 2011 en un centro de arte contemporáneo. Con el nombre de China Art Palace este centro quiere convertirse según sus promotores en el MoMa o el Orsay chino y es que las autoridades culturales han decidido que, al hilo de la exposición universal, se aprovechen las infraestructuras para que la ciudad de Shanghai se convierta en un nuevo punto de la anatomía artística. Para ello, no sólo se adaptará este espacio como centro, sino que para 2015 se quieren abrir unos 16 nuevos museos en la ciudad de modo que, con sólo un paseo de 15 minutos, habitantes y visitantes de Shanghai se encuentre con un lugar para el disfrute del arte. El antiguo pabellón albergará una colección organizada para que el espectador entienda y conozca los orígenes del arte (tradicional) contemporáneo chino y de Shanghai, con espacios reservados para artsitas locales consagrados como Cheng Shifa.