Quizás tiene que ver con las políticas de la conocida como “nueva institucionalidad”, según la cual el museo pretende establecer relaciones con otros agentes culturales “no formales” (colectivos, movimientos sociales y espacios independientes); quizás es resultado de los convulsos tiempos que vivimos, pero la exposición Acción Urgente de la Fundación Proa parece formar parte de una tendencia actual de la que son ejemplos recientes las muestras Perder la forma humana y Playgrounds, ambos del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.
La exposición que nos ocupa es el resultado de una investigación exhaustiva de los comisarios e investigadores Cecilia Rabossi y Rodrigo Alonso y reúne por primera vez una selección de acciones urbanas y performances desarrolladas en las dos últimas décadas por colectivos artísticos latinoamericanos. Explora las acciones llevadas a cabo por grupos interdisciplinares de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay desde los años 90 y que toman la ciudad como escenario, interviniendo el espacio urbano. En la exposición están incluídos los siguiente colectivos: Escombros, Costuras Urbanas, Etcétera (Internacional Errorista), Viva Laura Pérez, Mujeres Públicas e Iconoclasistas (Argentina); Mujeres Creando (Bolivia); Frente 3 de Fevereiro, Opavivará, y Contrafilé (Brazil); Cuadernos de Movilización (Chile); Javier López & Erika Meza (Paraguay); Colectivo Sociedad Civil y La Perrera (Perú); también Clemente Padín y Grupo Mujeres Artistas en Movimiento (MAM) (Uruguay). Estos grupos respondían a las realidad política, social y económica circundante mediante prácticas artísticas que pretendían visibilizar problemáticas como los derechos de la mujer, la corrupción política, la impunidad, el racismo, la ecología y el indigenismo. Las obras reunidas dan cuenta de la originalidad, la espontaneidad y el amplio abanico de recursos estéticos empleados. Fotografías, videos, objetos e intervenciones en las salas reconstruyen la historia de cada uno de los grupos y las acciones artísticas que llevaron a cabo. Los artistas salen del museo para tomar las calles, los edificios, las plazas, los árboles y monumentos… esta reutilización simbólica del espacio urbano forma parte de la estrategia, que busca librar la lucha tomando las calles con sus propuestas. En muchas ocasiones, el material de trabajo es el propio cuerpo, territorio inalienable. La risa paródica del Grupo Etcétera escenificando los escraches a represores de la dictadura militar durante la década del noventa, la reinvención del grafiti a cargo del colectivo Mujeres Creando en Bolivia y las singulares propuestas del Frente 3 de Fevereiro en Brasil para denunciar el racismo son algunas de las acciones. Hay un cuestionamiento de la institución artística y de las estructuras sociales pero, a diferencia de los grupos activistas al uso, bajo las acciones de estos guerrilleros suele subyacer un pulso poético. (Fundación Proa, Buenos Aires. Acción Urgente. Del 5 de julio al 24 de agosto).

Imagen: m.a.m mujeres artistas en movimiento. Despenalización del Aborto (Documentación fotográfica de intervención urbana realizada en la Plaza 1º de Mayo, Montevideo, Uruguay), 2003.