A través de pequeñas figuras, David Espinosa (Elche,1976) da vida a Mi gran obra, (un proyecto ambicioso), una performance que se podrá visitar en la Tate de Londres gracias a la colaboración del museo británico con el London Internacional Mime Festival. Uno a uno, Espinosa coloca los 300 personajes que forman parte de este micro-teatro. Una obra, que a lo largo de 55 minutos, reflexiona sobre la relación con los objetos, el arte y el espectador. De esta forma, el espectador forma parte de la obra y visualiza directamente el movimiento de cada uno de los personajes.

“El arte está en la mirada del que observa, es el que mira el que le otorga la condición artística a algo, y lo que trato de mostrar en mi trabajo es una mirada a mí mismo, y a lo que me rodea, a la realidad, no para reproducirla ni representarla, sino para manipularla” explica Espinosa. La performance, que la realizará el propio artista, está relacionada con la exposición del artista Alexander Calder: Performing Sculpture presente en el museo.

A lo largo de 3 días, Espinosa realizará tres sesiones diarias de cerca de una hora de duración. Licenciado en Interpretación Textual y Danza Contemporánea, Espinosa ha trabajado en multitud de obras teatrales en las que ha sustituido la presencia de los actores por la tecnología y marionetas en miniatura hechas por él mismo.

(Mi gran obra, Tate, Londres. Del 14 al 17 de enero de 2016)