El que aún hoy es uno de los centros culturales más importantes de Río de Janeiro, Casa Daros, anuncia su cierre para el próximo mes de diciembre. Hace dos años que la sede principal de la fundación, en Zúrich, rehabilitaba un edificio del siglo XIX en la zona sur de la ciudad para situar parte de su colección de arte latinoamericano. Dos años en los que este centro lograba convertirse en un punto de referencia de arte contemporáneo, con más de veinte exposiciones de artistas como Luiz Zerbini, Cildo Meireles, o Ernesto Neto, entre otros. Desde la organización achacan el cierre al coste cada vez mayor para transportar obra y hacer exposiciones temporales; son estas últimas precisamente el foco en el que quiere centrarse la fundación, itinerando muestras por toda Latinoamérica, más allá de Río de Janeiro. Ya hay intentos para evitar el cierre, con apoyos públicos, pero desde la dirección del centro hablan ya de vender el inmueble. La exposición de arte cubano que se inaugura en septiembre será, de momento, la última.


Imagen: Fernando Arias. Vista de Lego Coffin (Homage to the Children of the Drug War) en una exposición en Casa Daros, 2000.