Uno de los fotógrafos más emblemáticos del dark side americano llega a Barcelona con dos exposiciones de su obra más conocida y eternizada en varios libros e incluso películas, con ese método de forjar leyendas que sólo encontramos en los USA. Danny Lyon (Brooklyn, Nueva York, 1942, hijo de emigrantes ruso y alemana) representa la fuerza y la dureza de una sociedad oculta para otros artistas. Estas dos exposiciones, compuestas exclusivamente por obras pertenecientes a la colección Martin Z. Margulies, reúne muestras de tres de sus series: Uptown (1965) sobre la vida de un barrio de inmigrantes en el norte de Chicago, The Bikeriders (1967), la serie que más fama le dio y que sin duda le encumbro como un fotógrafo costumbrista que llegó a influir no sólo en la obra sino en el tipo de vida de tantos otros fotógrafos, en la que rinde tributo a una de sus mas fuertes aficiones, ya que él mismo era miembro de esa sociedad de motoristas de carretera, una vida que implica chicas, tatuajes, chulería y mucha foto en blanco y negro; y Conversations with the Dead, la serie que realizó sobre las cárceles y los presos condenados a muerte en Estados Unidos a finales de los sesenta. En resumen, un clásico de la fotografía americana, un nombre de Magnum mítico, y la confirmación de como se construyen leyendas con buenos fotógrafos; pero también la constatación de los tópicos y métodos más clásicos de la industria de la fotografía tradicional. Todo eso sin mencionar la fuerza de un coleccionismo que hace grandes a artistas que si fueran europeos se hubieran muerto de asco.

Imagen: Danny Lyon, USA. Huntsville, Texas. 1968.