“Mi mayor cualidad es la empatía con aquellos que son diferentes a mí.”
Danny Lyon

El trabajo fotográfico y cinematográfico de Danny Lyon (New York, 1942) ha estado profundamente influenciado por la generación beat, especialmente por autores como James Agee y Walt Whitman. Lyon, hijo de inmigrantes judíos, empezó a tomar fotografías con tan solo 21 años en la protesta histórica que hubo en Washington relacionada con el trabajo y la libertad. Desde ese momento, en 1963, Danny Lyon se convirtió en uno de los fotógrafos más importantes en relación con las crónicas de los movimiento por los derechos civiles americanos.

La muestra que acoge el C|O Berlín dedicada al fotógrafo reúne estas fotografías y también otras series como Conversations with the Dead (1967/68), en relación con el día a día de los presos y los guardas de las prisiones de Texas, The Bikeriders (1966), un acercamiento a la atmósfera que se respiraba en un club de motoristas de Chicago y Easy Rider (1969), serie en la que se respira la energía y libertad de los aficionados a las motos Harley-Davidsons.

A lo largo de su trayectoria, Danny Lyon ha estado constantemente investigando sobre nuevos significados en torno a la representación. En este sentido, Lyon ha desarrollado una importante producción en relación con la fotografía documental a través de la construcción de intensas relaciones con aquellos sujetos y comunidades que fotografiaba. Fiel seguidor de fotógrafos como Walker Evans o Robert Frank, el trabajo de Lyon también a influenciado a otros artistas como Larry Clark o Nan Goldin.

(Danny Lyon. Message to the future en el C|O Berlín. Del 16 de septiembre al 3 de diciembre)