El MUSAC encara el verano con la inauguración de cuatro nuevas exposiciones: una colectiva, dos individuales y la muestra resultante de la convocatoria Laboratorio 987. Todas ellas abrieron sus puertas el pasado 17 de junio, durante una jornada que contó con numerosas actividades en torno a la inauguración, como actos performativos y visitas guiadas. La sala 2 del museo leonés acoge la primera exposición individual en España del artista herman de vries –decidió escribir su nombre con minúscula como expresión de su creencia en la igualdad y de su oposición a cualquier jerarquía–, bajo el título chance & change y el comisariado de Kristine Guzmán. Esta retrospectiva acoge una selección de obras que abarca más de 50 años, haciendo especial hincapié en obras tempranas informales y producciones que se presentan como una obra de arte. El holandés pertenecía al grupo vanguardista Nul y al movimientos internacional ZERO, por lo que el artista perseguía una neutralidad en su trabajo, y lo encontró en el monocromo, la repetición, la serialidad o en el uso de objetos cotidianos. Todo ello le llevó a realizar una serie de collages sobre fondo blanco, esculturas blancas y pinturas blancas que se constituían como piezas de objetividad pura. Asimismo, además de este movimiento de la década de los 50, de vries también estuvo influido por la filosofía de Wittgenstein y por las escritores budistas y taoístas. Pero si de algo era amante este holandés era del mundo natural, y su trabajo como biólogo durante 16 años da buena cuenta de ello. Durante su etapa en el Instituto de Investigaciones Biológicas Aplicas de la Naturaleza en Arnhem tuvo que experimentar usando el concepto del azar, de ahí nace la serie random objectivations en la que se pretende eliminar todo lo subjetivo, al igual que en la ciencia. Este concepto del azar y la casualidad siempre estuvo muy presente en la producción del holandés, como puede intuirse desde una de sus primeras obras, 1 and 3 hours beneath my apple tree: para realizar esta pieza, el artista pegó las hojas según cayeron del manzano, en una configuración totalmente azarosa para visibilizar esta condición. Con la exposición que ha organizado el MUSAC se pretende que el espectador mire, observe, abra los sentidos a la belleza y diversidad del mundo.

Prosa del observatorio es la otra exposición individual que acogerá el MUSAC hasta el 19 de noviembre y que está comisariada por Susana González. En este caso está dedicada a Adriana Bustos y se muestran las principales líneas de investigación e intereses de la artista a través de una recorrido por su trayectoria centrándose en tres series: Antropología de la mula (2007-2011), ¿Quién dice qué a quien? (2016-2017) y, la más reciente, El retorno de lo reprimido (2017). El título de la muestra se ha elegido con total premeditación haciendo una clara alusión a la obra homónima de Julio Cortázar, en la que establece correspondencias entre la migración de las anguilas por los ríos europeos y las observaciones nocturnas del maharajá Jai Singh, creador de observatorios astronómicos durante siglo XVIII en Jaipur y Delhi. Así pues, con esta exposición, Bustos determinará significados relacionales ocultos entre acontecimientos históricos ocurridos en periodos diferentes. Así pues, la serie Antropología de la mula realiza un paralelismo entre las rutas coloniales y las rutas del narcotráfico en América Latina; en ¿Quién dice qué a quién? se aborda la comunicación como matriz en la que nacen todas las actividades humanas y se centra en la participación del pensamiento científico en los modos de sometimiento, de control social; por último, en El retorno de lo reprimido la artista analiza aspectos vinculados al tráfico de esclavos llevado a cabo a través del océano Atlántico, entre el siglo XVI hasta finales del XIX, y pone de manifiesto conceptos como la explotación, la censura, el sometimiento, la prohibición o la anulación a la población negra.

En cuanto a la muestra colectiva, se podrá ver en las salas 4 y 5 del museo bajo el título HYBRIS. Una posible aproximación ecoestética y el comisariado de Blanca de la Torre. La muestra reflexiona en torno al potencial de arte como herramienta de acción y subjetivación en relación a los problemas ecológico de la actualidad. Para ello se sirve de obras de los artistas: Elena Aitzkoa, Amy Balkin, Zigor Barayazarra, Jorge Barbi, Guillem Bayo, Basurama, Luna Bengoechea Peña, Joseph Beuys, Juanli Carrión, Jacobo Castellano, Carma Casulá, Agnes Denes, Nicole Dextras, Bárbara Fluxá, Regina José Galindo, Nilo Gallego y Felipe Quintana, Fernando García-Dory, Andy Goldsworthy, Newton & Helen Mayer Harrison, Basia Irland, Patricia Johanson, Maider López, Lucia Loren, Ana Mendieta, Pablo Milicua, Fina Miralles, Santiago Morilla, Vik Muniz, Amor Muñoz, Xavi Muñoz, Teresa Murak, Katie Paterson, Asia Piaściky y Monika Brauntsch, Herman Prigann, Vegonha Rodríguez, Adolfo Schlosser, Alan Sonfist, Hiroshi Sunairi y Juan Zamora. A través de todos estos artistas se crea un paisaje que habla de ecología política, económica y social para lograr alcanzar un equilibro ecosistémico. En sus obras se trata la ecología desde un planteamiento que va más allá de las consecuencias del cambio climático. Hybris propone al público una aproximación al arte como una manera de enfrentarse a la realidad, como un medio de denuncia y de concienciación para desde aquí abrir el debate sobre políticas de sostenibilidad. La muestra está dividida en tres capítulos: Soluciones, que trata las denominadas prácticas de recuperación; Reutilizaciones, que agrupa a los artistas que trabajan con basura o materiales reciclados; y Acciones, que mostrará obras relacionadas con la performance. Además, en torno a esta exposición se ha programado el ciclo Planeta Cine. El cine en defensa del ecosistema, que tendrá lugar los martes de julio y agosto a las 22 horas en el patio del MUSAC.

(Tierra de diatomeas, Laboratorio 987 en el MUSAC, León. Desde el 17 de junio hasta el 10 de septiembre de 2017)

(Prosa del observatorioAdriana bustos en el MUSAC, León. Desde el 17 de junio hasta el 19 de noviembre de 2017)

(HYBRIS. Una posible aproximación ecoestética en el MUSAC, León. Desde el 17 de junio hasta el 7 de enero de 2018)

(chance & changeherman de vries en el MUSAC, León. Desde el 17 de junio hasta el 4 de febrero de 2018)