La ciudad de París fue lugar de peregrinación para cientos de artistas que dieron rienda suelta a la creatividad y el vanguardismo nunca antes experimentado con tanto entusiasmo en la Historia del Arte. Con un total de 50 obras, muchas cedidas por la colección del Museo Solomon R. Guggenheim de Nueva York, el Guggenheim de Bilbao repasa la aportación de la llamada Escuela de París a principios del siglo XX.

El museo trata de rescatar aquella ciudad de París, bohemia, intelectual, llena de vida artística en la exposición Panoramas de la Ciudad, que recorre los movimientos revolucionarios en el Arte desde 1900 hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. En apenas cinco décadas surgen genios como Pablo Picasso, Georges Braque o Kandinsky que toman las riendas de la vanguardia pictórica y transforman la concepción de Arte.

Marc Chagall. El Violinista, 1913

Marc Chagall. El Violinista, 1913

El Cubismo, nacido entre 1907 y 1914, rompe con la lógica de representación mediante planos descompuestos, ángulos nuevos y colores oscurecidos y apagados. En realidad se trata de una nueva forma de acercarse aún más a la realidad. En esta muestra se podrá ver Piano y mandora de G. Braque o Botellas y vasos de Picasso. Este cubismo inicial termina por convertirse en Cubismo abstracto, puro, íntimamente relacionado con un mundo en transformación y avance tecnológico como La Torre Eiffel Roja pero al mismo tiempo, existe una necesidad de mirar a las raíces, a la tradición y el folclore, como Marc Chagall en el Violinista. Constantin Brancusi hará lo propio con la escultura usando materiales y formas puras.

En los años veinte la experimentación continúa, esta vez del lado más íntimo, oculto, desconocido de la mente humana. El Surrealismo irrumpe en 1924 con el Manifiesto de André Breton. Las teorías de Sigmund Freud validan el mundo onírico y los deseos reprimidos de los artistas como Jean Arp y Joan Miró, quienes experimentan con el dibujo mientras que Max Ernst e Yves Tanguy lo hacen con el automatismo pictórico y Alexander Calder crea novedosas esculturas móviles.

Para completar esta exposición el museo organiza un espacio didáctico que pretende trasladar en el tiempo a los visitantes para que descubran las calles del París más vanguardista. Paralelamente se proyectará un ciclo de cine clásico francés (Los misterios del castillo de dados, 1929 de Man Ray) con música en directo.

(Panoramas de la ciudad. La Escuela de París 1900-1945, Museo Guggenheim de Bilbao. Desde el 22 de abril hasta el 23 de octubre de 2016)