Viajar en el tiempo no es cuestión sólo de caracter científico, artísticamente hablando podemos adentrarnos en un viaje que sólo precisa de nuestros ojos. Un viaje que podemos recorrer tantas veces como queramos, regresando constantemente. La fotografía de Toni Catany nos propone uno de esos viajes, múltiples viajes alrededor del mundo, al rededor del tiempo. Cuando ir era volver es una exposición antológica sobre el trabajo del mallorquín que hace viajar desde Barcelona al Mediterráneo, y de ahí al resto del mundo. Un total de 140 fotografías que recorren el tiempo desde 1967 hasta nuestros días. Series como Altares profanos son fragmentos del tiempo, del mundo. Sala Isabel II inahugura esta exposición de Catany. De formación autodidacta, comenzó como fotógrafo de viajes, impregnando su obra de temáticas alejadas del realismo documental. Su fotografía es un viaje, un viaje entendido como la búsqueda de uno mismo, ahondando en temas como las naturalezas muertas, los retratos, desnudos y paisajes urbanos.

Galardonado con el título de Caballero de la Orden de las Artes y las Letras (Francia, 1991) o el Premio Nacional de Fotografía (España, 2001), Catany ha trabajado al rededor del mundo, con múltiples técnicas, desde el calotípo hasta la polaroid transportada, siempre impregnando su obra con una fuerte carga pictórica que otorgan a su obra un caracter muy personal. Cuando ir era volver desnuda la trayectoria del artista, nos muestras sus viajes haciendo viajar al espectador con él.

(Toni Catany. Cuando ir era volver en Sala Isabel II. Desde el 16 de noviembre hasta el 15 de enero de 2016).