La vida humana, la naturaleza humana tanto individual como colectiva y la historia de Europa haciendo un especial análisis de Polonia son los temas principales en la obra de Miroslaw Balka, nacido en Varsovia y considerado como uno de los principales artistas de los últimos treinta años. En sus piezas utiliza elementos autobiográficos para de ahí abordar temas universales. Ahora, del 16 de marzo al 30 de julio, Pirelli HangarBicocca acoge la primera retrospectiva en Italia del artista: CROSSOVER/S. La muestra, concebida para el espacio naval del centro milanés y comisariada por Vicente Todolí, exhibe más de 15 esculturas relevantes, instalaciones y vídeos realizados por Balka desde los años 90 hasta ahora. Además, se expone una nueva obra, un vídeo concebido específicamente para esta retrospectiva: Holding the Horizon. La muestra está repleta de intersecciones físicas, simbólicas, temporales, donde la luz y la oscuridad son fundamentales para hacer partícipes a los espectadores y dotarles de la consciencia de su presencia y función dentro del espacio. Esto se debe a la afirmación del artista, que asegura que “es importante recordar al visitante que no son sólo ojos, sino también el cuerpo que caminó en el espacio”. Pasado y presente están en constante congregación, los recuerdos personales y los mitos se ligan a los colectivos y arrojan luz a cuestiones complejas que todavía hoy son difíciles de enfrentar. Una vez más, Balka justifica esto: “el tiempo contemporáneo no existe, no podemos captar lo continuo, mientras nos movemos hacia el futuro, estamos siempre basados ​​en el pasado, este es el estado de mi escultura. Todo lo que tocamos viene del pasado”.

Cruzamento (2007) es la obra que ocupa el mayor lugar en la exposición. Una estructura realizada con alambre y que forma una cruz e incorpora cinco ventiladores. A la vez, el espectador puede escuchar cómo se origina un eco del agua negra que gotea y va a parar al metal en la fuente a través de Wege zur Behandlung Von Schmerzen (2011). Asimismo, se muestra Yellow Nerve (2012-2015) un trabajo que hace hincapié en las dimensiones del edificio a través de un fino hilo amarillo que cuelga del techo al suelo mientras se tuerce. En sus trabajos, Balka utiliza con frecuencia materiales como la madera, la sal, cenizas, jabón, cemento, acero, etc., empleando su propio cuerpo como unidad de medida. Así pues, se crea una relación directa entre la figura humana y el espacio. Sus piezas están presentes en museo de todo el mundo como Hirshhorn Museum, Washington; MOCA, Los Angeles; MoMa, Nueva York; Museo Serralves, Oporto; Tate Modern, Londres;o el Museo Nacional de Arte de Osaka, entre otros.

(Miroslaw Balka en Pirelli HangarBicocca, Milán, Italia. Desde el 16 de marzo hasta el 30 de julio de 2017)