La fotógrafa Cristina García Rodero se ha convertido en la cuarta mujer que ingresa en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Un reconocimiento que se le ha otorgado con unanimidad y en la primera ronda de votaciones. Un honor que compartirá con el de ser la única española que pertenece a la prestigiosa agencia Magnum gracias, entre otras muchas cosas, a su técnica, su fuerza, su ojo rápido y su capacidad para retratar y comunicar como pocos lo hacen con un blanco y negro que nunca abandona.

Su nombramiento venía respaladado por el fotógrafo Alberto Schommer, el escultor Julio López Hernández y el director de cine Manuel Gutiérrez Aragón que presentaron su candidatura.

García Rodero ocupará el sillón dejado por Berlanga y junto a Carmen Giménez, Carmen Laffón y Teresa Berganza se va conquistando un territorio que desde hace tiempo debería ser igualitario.

Imagen: Retrato de Cristina García Rodero.