El Museo Nacional del Prado prevee que en 2013 descenderá un 25% el número de visitantes que acuden a la pinacoteca. Una reducción nada desdeñable que el Patronato y el director del centro achacan a la crisis económica y, en concreto, al descenso del consumo y del turismo.

No obstante la programación para los próximos tres años, con muestras de Ingres o el Bosco entre otros grandes maestros, esperan que sea la solución infalible y que la belleza pueda vencer a la precariedad.