El Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente vuelve a estar en boca de todos por los rumores que, de nuevo, anuncian el cierre del centro. Si ya en 2012 la situación económica anticipó el final, aunque finalmente pudo salvarse, ahora vuelven a estar en primera plana. En esta ocasión a los recortes se suman las diferencias en la gestión. La fundación norteamericana Harriet and Esteban Vicente Foundation, que aportaba 330.000 euros al museo (el 33% del total) ha decidido congelar su participación, argumentando que en los más de cinco millones de euros que han entregado no se ha conseguido ninguna mejora en la gestión, indicando que las menos de 15.000 visitas al año señalan la crisis del museo. Las instituciones públicas que aportan el resto del presupuesto son la Diputación (228.000 euros), la Junta de Castilla y León (90.000), el Ministerio de Cultura (70.000) y el Ayuntamiento de Segovia (33.000), en total más de 400.000 euros de aportación pública, que se sumaría a los 330.000 de la fundación, y que, de momento, se encuentran paralizados.

El pintor segoviano, uno de los españoles que formaron parte del Expresionismo Abstracto de Nueva York, congrega en este centro el grueso de su producción, como memoria de su trabajo y con la función de perpetuar su obra. Ahora, el patronato se plantea la posible salida a mercado de alguna de sus pinturas para recuperar parte del presupuesto, y otras opciones como préstamos a otros museos. Cabe preguntarse qué ha pasado con el presupuesto total de este centro, que no es poco, teniendo en cuenta que en su programación de 2014 tres exposiciones temporales fueron patrocinadas por fundaciones privadas, y las otras tres muestras eran parte de la colección del propio museo. A esto hay que sumar que el personal aceptara una bajada de los sueldos, y, sin embargo, nos encontremos tres años después con una nueva situación de crisis en el museo segoviano.

Nota: Algunos de los datos han tomado como fuente a El País.