Un museo alemán, el Wallraf-Richartz Museum, ha iniciado la temporada recreando en sus salas una de las exposiciones paradigmáticas del movimiento moderno y de vanguardia europeo: la exposición Sonderbund, realizada en 1912 con obras de artistas que van desde el llamado postimpresionismo -como Van Gogh o Gauguin- hasta otros pertenecientas al Expresionismo alemán con piezas de Die Brücke y de Blauer Reiter, grupos recién formados por aquel entonces que dan cuenta de la actualidad y el conocimiento con el que se realizó esta muestra en la que por primera vez se juntaban, en un mismo espacio, a tantos artistas pioneros y consagrados como Munch, Picasso, Signac, Cézanne, Nolde y muchos más. Un total de 577 óleos y 57 esculturas de unos 173 artistas. Un proyecto megalómano inconcebible hoy en día por la dificultad de transportar ciertas piezas, por el elevado coste de los seguros y todas las trabas que se pueden imaginar cuando se trata de exponer a los que ahora son grandes maestros de la historia contemporánea del arte.

Sin embargo este museo de Colonia ha querido celebrar el centenario de esta muestra y, para la ocasión, ha conseguido reunir 120 piezas, una cifra nada desdeñable si tenemos en cuenta que en esta revisión se pueden ver trabajos de Schiele, Nolde, Cézanne o, entre otros, Van Gogh. No hay duda de que faltan piezas fundamentales, por ejemplo no se ha conseguido traer ninguna obra de Matisse ni la mítica Madonna de Munch, pero el exhaustivo catálogo con todo el proceso de documentación e investigación realizado para esta reconstrucción histórica pretende paliar las lagunas de la muestra.

Sólo queda que el visitante decida si “cualquier tiempo pasado fue mejor” o si, la propuesta actual, merece una visita a Colonia. Hasta el 30 de diciembre.

Imagen: Vista de la exposición Sonderbund, Colonia, 1912. Foto: Wallraf-Richartz Museum.