Antes de convertirse en el pope del Pop Art, en el artista más popular de Nueva York, en definitiva, en Andy Warhol; Andrew Warhola fue el hijo de un matrimonio de inmigrantes, un estudiante de arte y un reputado ilustrador.
Un polifacético artista que nunca dejará de sorprendernos y que nuevamente se hizo con toda la atención del sector del arte actual cuando en 2011 se encontró una colección de trescientos dibujos de su juventud que se desconocían debido a un error en la catalogación de los fondos de su fundación. Un descubrimiento realizado por el galerista alemán Daniel Blau a quien le extrañaba la falta de obras de los años cincuenta. Un periodo en el que Warhol todavía no era Warhol pero en el que ya se dejaban traslucir sus intereses y ambiciones, sus iconos y sus fuentes de inspiración. Todo ello se aprecia a la perfección en estos dibujos, unas ilustraciones sencillas y precisas, llenas de imágenes de niñas que ensayan distintas posturas, ídolos adolescentes como James Dean y otros tantos bocetos y garabatos sacados de revistas y fotografías. Una colección que ahora se puede ver por primera vez en el Louisiana Museum, un centro de arte cercano a Copenhague que hasta el 21 de febrero tiene el privilegio de mostrar a Warhol antes de Warhol.

Imagen: Andy Warhol. No Title (James Dean Look-Alike), s.f.