Martí Manen presenta un proyecto realizado con un doble formato, por un lado a través de una novela que enlaza directamente con la exposición de las obras que, a su vez, en un camino de ida y vuelta, se presentan en el libro. Dos herramientas intelectuales que se completan entre sí y son imprescindibles para la comprensión de la propuesta. Esta doble exposición plantea la idea de la narratividad en el arte, de cómo se puede y qué se quiere dar a entender con las obras de arte y de los contenidos reales, políticos, sociales o ficticios que provocan una emoción en el espectador. Contarlo todo sin saber cómo se sirve del trabajo de diez artistas internacionales, Eija-Liisa Ahtila, Rosana Antolí, Rosa Barba, Keren Cytter, Kajsa Dahlberg, Lilli Hartmann, Rosalind Nashashibi y Lucy Skaer, Christodoulos Panayiotou, Job Ramos y Alex Reynolds que incorporan en sus obras distintas posibilidades narrativas y cuestionan con ello el modo en que se expone un discurso. Instalaciones, proyectos de vídeo y film, fotografías y literatura que conviven, dialogan e interactuan con el espectador. Respecto a la novela homónima, escrita por el comisario, comienza con una llamada telefónica en la que un personaje informa a otro de la muerte de Félix González-Torres, referente plástico del arte narrativo desde lo emocional, lo político y lo personal. A partir de esa conversación, la novela va incorporando en su discurso la mención de las obras y las salas de la muestra mezclando realidad y ficción y ejerciendo como base teórico-conceptual del proyecto. Hasta el 11 de noviembre en el CA2M de Móstoles.

Imagen: Keren Cytter. Something Happened, 2007.