VÍDEO

Constantin Brancusi nació en una familia campesina y humilde en Rumania en 1876. De espíritu autodidacta, trabajó desde pequeño en la talla de madera hasta que consiguió que le pagaran los estudios en la Escuela Nacional de Bellas Artes de Budapest. Tras trasladarse a Paris, entró en contacto con la élite intelectual del momento junto a Picasso, Duchamp, Apollinaire o Modigliani, con quien trabajó. Es en la capital francesa donde conoce la obra y figura de Rodin y comienza a investigar el impresionismo para después dar paso a una escultura geométrica, influenciada por la cultura africana y por último, al arte abstracto, siendo uno de los pioneros.