Bajo el título de La mirada asombrada, la artista santanderina Concha García presenta una serie de instalaciones escultóricas con objetos cotidianos a los que extrae el carácter “útil” para convertirlos en obras de arte. Sillas, sillones y cerámicas, entre otros, sirven como espejos del paso del tiempo y se trasforman en metáforas de lo íntimo. Esta muestra se podrá ver hasta el 28 de abril.