Gran parte del éxito del artista callejero Banksy reside en que es un personaje anónimo, imposible de localizar y de ubicar. Sus obras se reparte por ciudades de todo el mundo, invadiendo calles anodinas que pueden estar a la vuelta de la esquina pero que, precisamente por ello, pasan desapercibidas incluso para los fans de este artista. Es por ello que se ha creado una aplicación telefónica Banksy-Locations con la que se pueden localizar sus trabajos mediante un mapa y un gps que señala los puntos intervenidos alguna vez por el artista. Una nueva forma de recorrer las ciudades y ver, a la vez, arte.