Al poco de anunciar la cesión del espacio de su sede de toda la vida en Mad Avenue al Metropolitan; el museo neoyorquino de arte estadounidense más importante de la ciudad ha celebrado por todo lo alto el inicio de las obras de su nuevo edificio, una moderna construcción de Renzo Piano que regenerará y dará el toque altocultural a la zona del Meatpacking hasta ahora centrada en la moda más que en el arte. Más de quinientos invitados acudieron a esta gala en la que no sólo se “puso la primera piedra” sino que se llevaron a cabo performances, conciertos y demás actos que continúan durante estos días lo que adelanta la nueva orientación, más dinámica y contemporánea, que el museo quiere adoptar una vez se traslade a su nueva sede. La mudanza tendrá lugar, si las obras no se retrasan, en 2015.