El Museo Guggenheim Bilbao presenta una de las mayores retrospectivas dedicadas a la artista francesa Niki de Saint Phalle (Neuilly-sur-Seine, Francia, 1930 – San Diego, California, 2002), figura clave en el movimiento Nuevo Realismo; sus shooting paintings, en las que disparaba color al lienzo, son de sus obras más conocidas. Esta exposición, la primera retrospectiva en España, reúne más de 200 piezas y documentación sobre el trabajo de la artista, incluyendo material inédito. Su faceta múltiple como pintora, escultora, grabadora, performer o cineasta puede recorrerse en las distintas salas, que ocupan 2.000 metros cuadrados de exposición. Niki de Saint Phalle se organiza cronológica y temáticamente, con cuestiones que aparecen de forma recurrente en el trabajo de la artista, como el poder de lo femenino y el ataque a las convenciones sociales. Las influencias en el trabajo de Saint Phalle pasan por los pop americanos y artistas como Jasper Johns y Robert Rauschenberg, al vivir a caballo entre Francia y Estados Unidos. Sin embargo, en la francesa persiste un fuerte compromiso político y social, además de una absoluta preferencia por el color y sus múltiples posibilidades. Erotismo, mito, maternidad y radicalidad son algunos de los temas que podemos ver en su trabajo, y que ahora se presentan en Bilbao. Una oportunidad única para revivir a una de las artistas clave de la segunda mitad del siglo XX y para releer su trabajo en una clave amplia y completa. (Niki de Saint Phalle, Museo Guggenheim Bilbao. Del 27 de febrero al 11 de junio de 2015).


Imagen: Niki de Saint Phalle. Viva el amor (Vive l’Amour), 1990.