El Israel Museum de Jerusalén ha anunciado que sacará a subasta una parte de su colección para recaudar fondos e invertirlos en la adquisición de obras de arte contemporáneas. En concreto pondrá a la venta 39 pinturas, en su mayoría de autores impresionistas, con el fin de alcanzar unos 17 millones de dólares. El director del centro James Snyder afirma que esta medida tiene como finalidad completar las lagunas y los puntos débiles de la colección aunque no aclara las críticas surgida en torno al hecho de vender y revender los fondos pertenecientes a una institución.