La Colección Alicia Koplowitz – Grupo Omega Capital se ha constituido como una de las colecciones artísticas más relevantes de Europa en los últimos años; aún así, ha permanecido prácticamente inédita. Por esta razón, la exposición que organiza el Museo de Bellas Artes de Bilbao es un acontecimiento de primer orden que permite visitar una selección de 90 pinturas y dibujos fechados desde el siglo XVI hasta el XXI y de esculturas desde la Antigüedad a día de hoy.

A diferencia de muchas otras colecciones privadas españolas, la Colección Alicia Koplowitz – Grupo Omega Capital tiene una vocación verdaderamente cosmopolita y consigue reunir en su nómina aristas españoles e internacionales por igual. La muestra que acoge el Museo de Bellas Artes de Bilbao se divide en nueve apartados: “La persistencia del ideal clásico”, “El Siglo de las Luces”, “Vida privada, vida pública”, “París, cambio de siglo”, “Nuevos caminos en el arte de entreguerras”, “Materia, gesto, mancha”, “Figuraciones”, “Informalismos y abstracciones” y “Epílogo”.

En cuanto a obra que podríamos enmarcar dentro del arte contemporáneo destacan obras de las primeras décadas de la vanguardia parisina y el expresionismo austriaco como el fauvista Kees von Dongen, Egon Shiele o Amadeo Modigliani. Del siglo XX encontramos hasta 50 piezas, prácticamente la mitad de la selección de la muestra. Entre ellas, más de un tercio corresponden a artistas españoles como Picasso, Juan Gris, Luis Fernández, Pablo Gargallo y Julio González. La muestra no se olvida tampoco de la década de los cuarenta y cincuenta en España con artistas como Antonio López, Manuel Millares y Antoni Tàpies. También está presente la escultura vasca con obras de Jorge Oteiza y Eduardo Chillida y obras más cercanas al presente como piezas de Miquel Barceló de la década de los noventa o una escultura de Juan Muñoz del año 2000.

Tampoco faltan grandes nombres del arte europeo y americano de mediados del siglo XX. La vertiente figurativa está representada por las esculturas de Alberto Giacometti, los retratos de los pintores Lucian Freud y Francis Bacon y el arte pop de Andy Warhol. La pintura de Nicolas Staël ofrece el contrapunto abstracto que se nutre también con el neoplasticismo de Piet Mondrian, el espacialismo de Lucio Fontana y el minimalismo de Frank Stella, Donald Judd o Agnes Martin. En relación con el expresionismo norteamericano se podrán ver obras de Willem de Kooning y Mark Rothko.

(Colección Alicia Koplowitz – Grupo Omega Capital en el Museo de Bellas Artes de Bilbao hasta el 23 de octubre)