El trabajo fotográfico que la artista Claudia Andújar realizó con los indios Yanomami se ha mostrado en diferentes bienales de arte contemporáneo y está considerada como una de las obras cumbres de la fotografía brasileña. Es un trabajo esencial en la percepción de las tribus indígenas, pero también, y más allá de ese tono antropológico, su belleza y su calidad nos ayuda a entender al otro, a aceptar la diferencia y a reconsiderar el concepto de lo exótico en el arte y en la sociedad de nuestros días. Pues desde esta semana un amplio conjunto de esta obra se instala definitivamente con un espacio propio en Inhotim, Brasil. Diseñado por Arquitectos Associados, un equipo de Belo Horizonte, el espacio tiene 1.600 metros cuadrados y es el segundo edificio más grande dedicado a la obra de una sola artista entre los que se encuentran en el parque de Inhotim.

Un total de 400 fotografías producidas por la artista entre 1970 y 2010 forman la exposición inaugural, comisariada por Rodrigo Moura con Cecília Rocha y Morgana Rissinger, que es el núcleo de lo que ya es la Galeria Claudia Andújar. La creación de esta galería se produce después de cinco años de negociación entre la artista y la institución y se muestra por primera vez una gran parte del material hasta hoy inédito junto con las imágenes, retratos sobre todo, más conocidas de este trabajo que ha significado realmente la obra esencial de Claudia Andújar. La artista Claudia Andújar nació en Suiza (Neuchatel, 1931) y fue enviada junto con otros niños a diferentes países en su huída de los nazis, llegando a Brasil en 1955, después de vivir durante años en Nueva York. Actualmente vive en Sao Paulo. Trabajó como fotógrafa en diversas publicaciones internacionales y en 1970 fue enviada al Amazonas por la revista Realidade. Fue entonces cuando tuvo el primer contacto con los Yanomami, algo que cambió no solamente su trabajo sino su vida para siempre. La vida cotidiana en la selva –donde pasaría largas etapas en los años 70 y posteriormente– y la curiosidad, la necesidad y el deseo de entender al otro y a sí mismo cambió completamente a la artista, convirtiéndose en defensora de la causa de los indígenas Yanomami en Brasil. Pero no es esta su única obra, Andújar ya era conocida por su trabajo experimental de street photography en los años 60 y por sus investigaciones antropológicas con diversos grupos sociales.

En la Galería Claudia Andújar también se muestran documentos de las relaciones de los Yanomami con la artista y de diversos episodios históricos y sucesos que han afectado a los indígenas y también dibujos que la artista ha recogido durante la década de los 70 entre los indios de las tribus Yanomami, así como diversos documentales y una película con la biografía de Claudia Andújar.

(Galería Claudia Andújar, Belo Horizonte, Brasil. Inauguración el 26 de noviembre de 2015)

Claudia Andujar, Retratos, 1976

Claudia Andujar, Retratos, 1976