Por primera vez, el Museo del Prado expone la obra de una artistas de forma retrospectiva. Clara Peeters fue una de las pocas mujeres que trabajaron como pintora en el siglo XVII, especialista en naturalezas muertas, hoy se conocen unas 40 obras suyas. La pintura de Peeters es elegante y precisa, pero sobretodo enigmática. La exposición aborda dos cuestiones. que a través de los cuadros pretende resolver. La primera, indagar en la vida de la artista, sus logros y su historia. La segunda, resolver los enigmas que impregnan sus obras, que significados tienen los objetos que pinta en sus bodegones, conchas, alcachofas, vasijas…en definitiva, desarrollar la iconografía que se oculta tras las pinceladas de Clara Peeters. La exposición, El arte de Clara Peeters, se compone de 15 obra, entre los que destacan los bodegones y las naturalezas muertas, géneros en los que la artista se especializo, seguramente ante la imposibilidad (prohibición) de dibujar desnudos, sobretodo masculinos. Lo que es indiscutible es la calidad y la importancia de su obra, coetanea de Brueghel el Viejo, Rubens o Van Dyck. Con la llegada de esta exposición, comisariada por Alejandro Vergara, el Museo del Prado da cabida a la mujer como artista, algo a lo que no estamos acostumbrados y que debería de suceder más a menudo, dando a conocer a las múltiples artistas de los distintos periodos artísticos.

(El arte de Clara Peeters, Museo del Prado, Madrid. Desde el 25 de octubre al 19 de enero de 2017)