Acaba de inaugurarse la última edición de Circuitos en el Centro de Arte Joven de la Comunidad de Madrid, la tradicional cita anual que toma el pulso a la creación más emergente de Madrid. Comisariada por Alberto Sánchez-Balmisa, la exposición recoge las obras de los artistas seleccionados hace meses por un jurado en el que participaron, además del crítico madrileño, la artista Cristina Lucas, la galerista Belén Valbuena, la ahora ex asesora de artes plásticas de la Comunidad de Madrid, Lorena de Corral, y el director del CA2M de Móstoles, Ferrán Barenblit.
El ensimismamiento conceptualizante, lo metalingüístico, la insistencia en la utilización de lenguajes ajenos al artístico como el científico y el interés por las fronteras entre realidad y ficción que parecía caracterizar la producción de los artistas que participaron en años anteriores ha quedado desplazado de algún modo por propuestas mucho más apegadas a la actualidad. Pueden encontrarse así obras como la escultura de Olalla Gómez, que ironiza sobre la burbuja inmobiliaria, los vídeos de Javier Velázquez Cabrero, que se centran en el paro a través de un hombre en esa situación que viaja a Alemania para pedir limosna en el metro berlinés y donar al Estado español lo conseguido tras su regreso, o la instalación de Marco Godoy, que trata sobre la memoria de la Dictadura desde un punto de vista autobiográfico. Asimismo pueden encontrarse reflexiones sobre el modo en el que se representa el poder a través de las banderas de Rafa Abad, que se apropian de los símbolos de los cuerpos de seguridad para contrastarlos con eslóganes de las protestas ciudadanas, o el cuestionamiento del monumento en los dibujos y el gran busto petardeado de Mario Espliego que recupera la práctica de la damnatio memoriae romana. El trabajo de Sofía Montenegro habla sobre la forma en la que se asume la novedad a partir del lenguaje y su institucionalización a través de un instrumento de control como es el diccionario. También participan Silvia Cuenca Sanz, con unos delicados grabados sobre metacrilato; Antonio R. Montesinos, con una instalación que parece traducir las estadísticas que la acompañan; Julio Sarramián, con sus representaciones del territorio, y Diana Velásquez, con su análisis del lenguaje legal que se aplica en los contratos hipotecarios.
Imagen: Raúl Gómez Valverde. Music for ex-millonaires, 2012.