El Museum of Contemporary Art de Sydney cerrará sus puertas en menos de un mes para llevar a cabo una reestructuración espacial que implica el fin de las obras de construcción del nuevo edificio, iniciado en agosto de 2010 y con un presupuesto de más de 53 millones de dólares. Un espacio contigüo al actual llevado a cabo por Marshall Architects, consistente en diversos volúmenes cúbicos que avanzan y retroceden y que amplían considerablemente los metros de exposición útiles. Es por estas obras que las galerías del centro permanecerán cerradas hasta principios de marzo de 2012 aunque, sin embargo, el museo continuará con su programación (MCA Offsite) en diferentes sedes de la ciudad como el National Art School Gallery que acogerá la próxima muestra Tell Me Tell Me: Australian & Korean Art: 1976-2011.