La familia del escultor Eduardo Chillida ha comunicado hoy el cierre definitivo del Museo al no haber podido alcanzar ningún acuerdo con las instituciones vascas. El museo se cerró provisionalmente el 1 de enero y desde entonces se mantuvieron diversas negociaciones que parece no han llegado a buen puerto. Los herederos no han visto ninguna opción de mantener las condiciones con las que Chillida abrió el museo como por ejemplo que siguiera teniendo carácter monográfico. La obra del artista permanecerá albergada en la finca Zabala donde podrán visitarla expertos mediante cita previa pero, de ningún modo, estará disponible para el público.