El colectivo Chto Delat, fundado en el año 2003 en San Petersburgo y formado por artistas, filósofos, críticos y escritores, acaba de hacer pública su decisión de retirarse de la Manifesta 10, que se celebrará entre los días 28 de junio y 31 de octubre en el Hermitage. El grupo, caracterizado por un marcado posicionamiento político y unas propuestas en las que suele fundir arte y activismo, ha decidido no participar en la Manifiesta a raíz de la situación crítica que se esta viviendo en Ucrania, una situación que ha motivado una reacción oficial por parte de la organización y del propio comisario del evento Kaspar König, que el colectivo de artistas no estima adecuada. Definiendo como “provocaciones” las voces que demandaban un boicot o una cancelación de la Manifesta, König esquivó cualquier rasgo de radicalización de su propuesta, cualquier alusión a la realidad política Rusa, por temor a un determinado “mal uso” por parte de los “actores políticos” del evento.
Los artistas de Chto Delat aclaran que ellos no suelen estar a favor de los boicots, y menos en un contexto como el ruso, en el que un bloqueo internacional no haría sino reforzar las posturas más reaccionarias y aislar aún más las tendencias antibelicistas. Sin embargo, creen que cada evento cultural, junto con el propio lenguaje artístico, es una oportunidad para manifestar la disidencia contra el gobierno ruso, y su política de “violencia, represión, y mentiras”. Ante un régimen autoritario cada vez más fuerte, el colectivo elige el compromiso y la responsabilidad con respecto a su producción en esta nueva situación. Su retirada es así una declaración y una llamada de atención al contexto local e internacional, y va acompañada de un nuevo proyecto, una exposición de artistas, poetas e intelectuales de Ucrania y Rusia, que pretende subrayar la posibilidad de unidad y de actuación contra la guerra y la violencia.