El Museo Würth La Rioja ha inaugurado recientemente una exposición enmarcada en La Obra Invitada, proyecto con el que pretende dar continuidad al planteamiento conceptual y formal de la exposición principal. Así, se facilita el profundizar en aspectos a los que la muestra principal no llega o incluso abre el diálogo entre artistas, tendencias y metodologías. Este año, la obra invitada ha sido la del artista Carlos Cruz-Diez que girará en torno a la importancia fundamental del comportamiento del color, aportando así una visión diferente a All is motion. La muestra del franco-venezolano recibe el nombre Chromosaturation 1965/201 y podrá verse hasta el 2 de abril, coincidiendo con la clausura de la muestra principal antes mencionada. El proyecto permite dar visibilidad a otras sensibilidades estéticas y de trazar puentes entre los distintos ámbitos de la práctica artística.

Chromosaturation, 1965/2017 es un ambiente artificial compuesto por tres cámaras de color, una roja, una verde y otra azul, que sumergen al visitante en una situación monocroma absoluta. Esta experiencia da lugar a perturbaciones en la retina, habituada a percibir simultáneamente amplias gamas de colores. Así, la muestra activa en el espectador la noción del color que tiene lugar en el espacio sin la ayuda de una forma o un soporte. La obra de Cruz-Diez pertenece a colecciones de instituciones como el MoMa de Nueva York, la Tate de Londres o el Centre Pompidou de París.

El propio artista habla de su trabajo: “En mis obras, el color aparece y desaparece en el transcurso del diálogo que se genera con el espacio y el tiempo real. Simultáneamente, aparece de forma incuestionable el hecho de que la información adquirida, así como los conocimientos memorizados en el transcurso de nuestra experiencia vital, no son, probablemente, ciertos… al menos parcialmente.”

(Chromosaturation, 1965/2017 en Museo Würth, La Rioja. Desde el 2 de enero hasta el 2 de abril de 2018)