Tras su liberación parece que los problemas no han acabado para el artista chino Ai Weiwei. Desde el primer momento declaró que tendría que pagar el dinero atrasado, aquel por el que el gobierno chino le acusaba de fraude y por el que supuestamente le había encarcelado, pero probablemente no imaginaba que la cifra ascendía al medio millón de euros a los que además debe sumar otros 750.000 en concepto de multa por haberse atrasado en el pago. Ahora Ai Weiwei está pidiendo ayuda a sus más de 100.000 seguidores en Twitter para que hagan contribuciones y pueda pagar esta cifra, incluso cuando vendiendo tan sólo una de sus obras ya podría hacerlo. Los familiares y amigos del artista se muestran tremendamente indignados por el acoso y derribo al que se está sometido a Ai ya que además de pagar el dinero requerido, no podrá hacer declaraciones públicas de ningún tipo ni abandonar China.