La Asamblea Legislativa de Chandigarh, una muestra de los emblemáticos diseños que Le Corbusier creó para esta ciudad lleva unos años en peligro debido al desmantelamiento progresivo al que se le está sometiendo y es que los muebles y objetos del edificio se compran aprovechando el desconocimiento de su valor a precios ínfimos para luego venderlos por cantidades desorbitadas; cuando no se roban o se consiguen de forma ilegal. Es por ello por lo que una serie de arquitectos, historiadores y críticos se han asociado para reclamar a la UNESCO que proteja este patrimonio del robo y la extorsión de los cazatesoros. Manmohan Nath Sharma, uno de los arquitectos asistentes de Le Corbusier en Chandirgah y posteriormente jefe del proyecto, encabeza estas protestas ya que el desmantelamiento es tal que hace unos días se descubrió que una tapa de alcantarilla se había vendido por 15.000 libras. Incluso cuando los teóricos de la arquitectura india han escrito ríos de tinta criticando el trabajo de Le Corbusier en Chandirgah y cuando el suizo posee hoy más detractores que seguidores, es indudable que su legado debe ser protegido como parte fundamental del movimiento moderno de arquitectura y, como reclama Sharma, como parte y símbolo de la historia india.